La derrota “de más nivel” de nuestra historia

Un nuevo desafío al que nos enfrentábamos Jabatos y una vez más que tocó sufrir todos juntos frente a un gran rival. El pasado domingo jugamos por primera vez contra todo un rival de la máxima categoría del football nacional, Osos de Rivas, que además llegaban con el título de la LMFA11 ya conseguido. El conjunto ripense se presentó por primera vez con su primer equipo tras haber venido las dos temporadas pasadas con su escuadra B y se planteaba un partido muy duro, contra un rival muy superior. Pero bueno, esto no nos asustó, o por lo menos no nos asustó a todos, y allí nos plantamos, dispuestos a plantar cara con los que teníamos, doblando y dispuestos a disfrutar del partido que quizás tenga más nivel de los que vamos a disputar este año.

Y vaya que si plantamos cara (mientras pudimos, eso sí). El primer cuarto marcó la tónica de lo que iba a ser el partido. Nuestra línea de ataque, de circunstancias, era incapaz de sostener a la defensa de Osos y no había manera humana de sacar un primer down. La defensa, por su parte, parecía más entregada que nunca. Osos avanzaba, pero con sufrimiento y teniendo que ganarse cada yarda. Placábamos como nunca y estábamos jugando con gran disciplina. Tanto es así, que en uno de sus primeros drives, conseguimos detener al ataque de rojo a menos de dos yardas de la end zone, salvando un touchdown en situación de Goal Line y devolviéndole el balón al ataque. Estos seguían siendo incapaces de producir primeros downs y tanto fue el cántaro a la fuente que, al final, inevitablemente, se rompió. Tantos drives de ataque de Osos tuvieron su recompensa cuando Rubén Caja #4, quarterback, rompió a la defensa corriendo y amagando un reverse que nos comimos todos, incluso el cámara de la asociación Vicus 3Cantos que estaba grabando el partido. El extra point fue bueno y el 0-7 con el que nos fuimos al segundo cuarto nos supo a gloria, visto lo visto.

En el segundo cuarto seguimos fiando todo nuestro juego a la agresividad en defensa. Si bien es cierto, de todas formas, que el desgaste físico ya empezaba a hacer mella en nosotros. La defensa pasaba mucho tiempo en el campo y, aun así, seguían aguantando el tipo forzando un cuarto down cerca de nuestra zona de anotación que terminó en un field goal de Osos que dejaba el marcador 0-10. Desde este punto, el partido comenzó a romperse poco a poco. Cada vez costaba más llegar a las coberturas y placajes y el ataque seguía sin mover las cadenas. El campo se abrió para el ataque de Rivas y cayeron un par de touchdowns más antes del descanso y hasta un safety fruto de la gran presión a la que la defensa del equipo rojo infringió sobre nuestro QB Bonati #18. A pesar de todo, el 0-26 con el que nos fuimos a comer naranjas a la sombra no nos supo del todo mal. Más de uno y de dos apostaban por irnos al descanso habiendo jugado ya muchos minutos con la mercy rule y aún quedaba mucho para eso, podíamos estar relativamente orgullosos.

La defensa, agresiva y luchadora, lo mejor de Jabatos durante todo el partido

La defensa, agresiva y luchadora, lo mejor de Jabatos durante todo el partido

La reanudación del partido tras el descanso nos pilló totalmente fríos. La falsa sensación de que lo estábamos haciendo “bien” nos hizo confiarnos y la primera jugada de scrimmage de Osos fue un touchdown de carrera de más de 60 yardas de Daniel Remón #47. No podíamos permitirnos esto, porque teníamos la mercy rule encima con el 32-0. Conseguimos espabilar un poco y volver a dificultar el ataque de los ripenses. Otro touchdown de Osos antes del último cuarto activaba el reloj a tiempo corrido y cada vez nos quedaba menos tiempo para hacer las cosas bien. Encajamos aún dos touchdowns más de Osos durante el último cuarto y, entonces, con el 0-51 en el marcador, tuvimos nuestro gran momento en ataque. Buen drive ofensivo empezando con una posición de campo favorable y, por fin, conseguimos un par de primeros downs. El avance nos hacía soñar con subir algún punto al marcador y, cuando Osos nos forzó el cuarto down, fuimos a por el field goal de unas 30 yardas. Ningún problema para la pierna de Sarría #23, aunque sí para la línea. No pudimos sujetar a nadie, un poco más y nos bloquea el field goal la fotógrafa de Osos. En fin, un desastre. Osos recuperaba el balón con tiempo para clavar rodilla y poco más.

El 0-51 se iba a quedar en el marcador y en el campo se iban a quedar las gotas de sudor y de sacrificio de los Jabatos que acudieron a dejarse la piel frente a un rival muy superior. Aunque Osos no trajo absolutamente todo lo que tenían, nos demostraron que son un equipo enorme y un gran espejo en el que mirarnos si queremos seguir creciendo y mejorando. Los esfuerzos que realizamos constantemente no van a tardar en tener su resultado. Si seguimos luchando cada yarda como hicimos en este partido no ha rival al que temer. Somos Jabatos y estamos aquí para luchar y aprender, pero cada vez queda menos para que estemos aquí para ganar y arrasar cada partido, no lo dudéis.

Galería